Feeds:
Entradas
Comentarios

Si tuviera que definir a mis compañeros de clase sin recurrir a sus nombres, imaginando que son como flores, animales, paisajes,….

¿Qué serían? y ¿Por qué?

Pon en marcha tu imaginación.

Empezamos nuestra actividad creadora en la asignatura de Filosofía.
La primera tarea ha sido crear nuestro propio Blog.
Nos conectaremos e iremos subiendo nuestros comentarios.

Historia de la Filosofía

Aquí os pongo algunos materiales de la asignatura.

Contexto histórico 

campos semánticos

 

Ha pasado algún tiempo ya, que no añado nada a mi blog, ni interesante ni aburrido.  Me he propuesto no vaguear y activarlo algo más. Bueno esta es la intención y espero cumplirla. Hola de nuevo!.

El arte de amar

erich.jpg    Un libro escrito por Erich Fromm.

Hace un tiempo que lo leí, puede que hace más de diez años, pero volví a sentir curiosodad y así de nuevo descubrí cómo el amor puede ser considerado un arte.

Os animo a leerlo!.

Reciclar, un poyecto común.

ecocentro.jpgIes Bachiller Diego Sánchez. Talavera la Real

Tres amigas y un chocolate

Ayer me encontré en una situación curiosa que quisiera compartir.

Alrededor de una mesa y un chocolate tres amigas conversaban, una Catedrática de Biología en la Universidad, otra Doctora en Rehabilitación y la última profesora de Matemáticas de secundaria.

A dos de ellas tenía el gusto de conocer y durante unos minutos entré en su círculo. Los temas saltaban y se entrelazaban y cuando ya pasó un breve pero intenso tiempo de intercambio de opiniones y experiencias, se levantaron, pagaron el chocolate y se despidieron con un “hasta luego”.

Parece que no hay nada de importancia en tal suceso, pero algo quedó en mi cabeza grabado, una curiosidad que me lleva rondando desde entonces: las tres amigas que hablaban tan animadamente partían de una actitud diferente ante la vida, la primera y Catedrática de Biología, se anexionaba al ateísmo, el alma es sólo una suma de productos bioquimicos y fisiológicos que forman parte del género humano; la segunda, la Doctora, profundamente religiosa y convencida de su cristianismo; y la última, la profesora de Matemáticas, pensaba y así me lo hizo saber, que ella era atea pero que  hacia como si creyera en Dios, porque así le resultaba más fácil pensar que podía ser feliz.

Puedo decir y añadir que las tres ante aquel chocolate, estaban en el mismo camino, compartiendo sus vidas y conversando sin mayor transcendencia sobre cualquier tema que las uniera en esos momentos. Eso si, las tres compartían una misma opinión sobre el chocolate, y era que no estaba tan rico como en apariencia parecia, y aún así lo tomaron y por unos instantes aquel chocolate que las unió esa tarde, entró a formar parte de su círculo, haciendo coincidir en las tres una misma reflexión que sin duda, en apariencia, no parece tan importante.

Qué curiosa amistad, me encantó.